Una aventura irresistible, bucear en un avión hundido.

Los buceos en pecios siempre son inmersiones que atraen a más buceadores, por eso estos días Turquía a decidido unirse a la lista de lugares como Palau, Canadá, Tahití Miami, Bahamas, Inglaterra, Columbia británica, Dubai …. En los que se hunden aviones que han quedado en desuso para convertirlos en atractivos arrecifes artificiales y atraer más turismo a las zonas de buceo.plane 1

A principios de este año el gobierno compró un Airbus A300 que estaba fuera de servicio para hundirlo frente a la costa de Kusadasi, un importante centro turístico playero situado frente a la isla de Samos.

El A300, de 44 metros de ancho de y una longitud de 54 metros y 36 años de antigüedad, estaba fuera de servicio en el aeropuerto de Estambul y en abril comenzó a ser preparado para ser hundido, retirándose cualquier elemento contaminante, objetos afilados en los interiores, ventanas, cristales y otras piezas que podían producir riesgos potenciales para los futuros buceadores. Una vez completados los trabajos fue trasladado a Kusadasi y el sábado 4 de junio hundido, en una operación que duró más de dos horas desde que el avión fue colocado sobre el agua hasta que finalmente desapareció bajo las aguas, quedando sobre el fondo a unos 25 metros de profundidad haciéndolo así muy accesible al buceo recreativo.2plane

 

A mi personalmente el buceo en pecios es algo que siempre me a atraído, tanto el componente histórico que rodea este tipo de inmersión (como en el caso del Salem Express), así como también la vida que coloniza todas las superficies de estos nuevos arrecifes artificiales. Sin duda el poder bucear en un avión me parece una aventura irresistible que espero no tardar en poder hacer.3plane